miércoles, 21 de julio de 2010

Gracias Antonio.


El yayo Antonio se nos ha ido. Ha comenzado su etapa mas tranquila, mas despreocupada, más “dulce” y sin su insulina. Ha dejado los apegos, las preocupaciones, el riego del césped, y espero que ahora este rodeado de todos sus seres queridos a los que no veía desde hace años.
Aquí te echamos de menos, pero hemos tenido la gran suerte de tenerte, de disfrutar contigo, de mimarte, de achucharte y de chincharte siempre que podíamos.
Ya hiciste un amago de irte, pero por influencias Divinas, tenías una misión que cumplir durante los últimos cuatro años entre nosotros: que Marta, mi hija pequeña pudiera disfrutarte como lo han hecho mis otros tres hijos. Y desde luego que has cumplido perfectamente con ello.
“Yayo, te quiero mucho” te solía decir Marta para despedirse, ¿verdad?, pues ahora aun no sabe que te has ido, pero yo te puedo decir por ella: Antonio, te quiero mucho. Gracias por todo lo que me has dado en estos casi veinte años que nos conocemos. Desde el Cielo cuida de nosotros. Gracias.

jueves, 15 de julio de 2010

sábado, 3 de julio de 2010

"la última cima" una buena pelicula



Pues sí, yo también he visto la película “la última cima”. Y me ha parecido algo excepcional el documento tan elaborado sobre la vida de Pablo Dominguez. Lo que cada amigo, familiar y conocido dice de él y lo que ha significado su vida para tantas personas. El director de la película ha sabido hacer llegar al espectador el mensaje, y no solo eso, nos hace vibrar con una realidad: la figura del sacerdote.
Yo no conocía a Pablo, aunque recuerdo la noticia y los comentarios que a su muerte se publicaron en algunos medios de comunicación. Me impresionaba como hablaban de él entonces. Se ve que la vida de Pablo ha sido todo un testimonio de la existencia de Dios amor. Y Pablo llegó a la casa del Padre.
Yo no soy director de cine, pero si quiero usar mi blog para declarar mi admiración, mi cariño, mi agradecimiento a tantos sacerdotes que he conocido en estos años, y el gran testimonio que también son de que Dios Amor está presente en nuestras vidas. Gracias de todo corazón por vuestra entrega como sacerdotes: Diego, Juan Antonio, Felipe, Paco Tomás, Vicente, Valentín, Jesús, Francisco, Juan Pablo, Domingo, Pedro, Juan, Gabriel, José, Roberto, Juan Jesús, Manuel, Martin, Eleuterio… y tantos otros que podría seguir nombrando y llenar una lista interminable.
Ahora se habla mucho de PABLO, que su vida sirva para que cada uno podamos mejorar un poco aquello que aún no nos hace santos.
Y si no has visto la película, aun estas a tiempo, busca un cine http://www.laultimacima.com/ y ve a verla. Te sorprenderá mucho.